Diario La Tarde editado por El Oeste Argentino, Entidad Periodistica Independiente.
Orzali 1173 (O) Cdad. de Rawson, San Juan, Arg. - Tel. 0264-4284213 - Director Hugo N. Vazquez, periodista, Mat.Prof. 456096 - E-mail: diario_latarde@yahoo.com.ar

 

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E

Algo más que palabras

Columnista
Víctor Corcoba Herrero
Especial para Diario La Tarde

¿Qué fuerzas de paz precisa el mundo de hoy?

El antiguo principio de que "todo lo vence el amor" es la solución a tantas vueltas y revueltas que nos inventamos cada amanecer. Pensando en los que se esfuerzan porque esa victoria llegue pronto a este desconsolado planeta, hilvano estos pensamientos como reflexión de mi mismo y, también, como recuerdo a la memoria del personal que trabaja por la justicia, que defiende la vida sin condiciones ni condicionantes y, para ello, no tienen otra bandera que la verdad como referente. Precisamente, Naciones Unidas, celebra el 29 de mayo, el día internacional de estas personas entregadas, a corazón pleno, a llevar un pedazo de aliento donde no hay más que desaliento, de concordia donde no hay más que desavenencias, aunque para ello tengan que perder su propia vida en aras de una mano tendida.

Es cierto que estamos acostumbrados a defender las injusticias con las armas, a tomarnos la justicia a nuestro antojo sin respetar el natural orden de las cosas, a confundir la paz con la simple ausencia de contiendas. Esta terminología de la confusión a veces nos impide ver el auténtico problema, la razón por la que surgen las enemistades, sabiendo que todos perdemos en una guerra. Ya desde sus inicios en 1948, las operaciones de paz de las Naciones Unidas han sido uno de los principales instrumentos utilizados por la comunidad internacional para llevar a buen puerto determinadas crisis que amenazan la armonía en el mundo. Miles de personas han entregado su vida en ello, han buscado afanosamente la manera de injertarnos confianza unos a otros, sabiendo que la paz es cuestión de voluntad, de lograr que todos queramos ser la paz en la mirada de nuestro semejante, de querer caminar todos juntos hacia la reconciliación, y de convertirnos en promotores del sosiego.

Evidentemente, el mundo de hoy precisa una fuerza unida y no excluyente, de encandilamiento amoroso por la ecuanimidad. Por sí misma, la justicia sola no basta, el ser humano tiene que abrirse a una incondicional fuerza más profunda que es el amor, la comprensión y generosidad hacia su misma especie. La liberación del rencor, del odio y de la venganza, con el perdón aunque nos duela, va a reanimarnos hacia otros modos y maneras de vivir. Habrá que desplegar brigadas educadoras de intervención reeducativa, para que la misión sea ejemplarizante y, así, poder reafirmar la fe en los derechos fundamentales del ser humano, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres. No caigamos en fatalidades, en pensar que la paz es un amor imposible. Sin duda, la paz es un amor posible en la medida que avancemos en el

respeto y asumamos compromisos que nos hermanen. A mi juicio, esta es la gran fuerza de paz que precisamos esta generación globalizada, la de buscar solución pacífica a las controversias que nos surjan.

Estoy seguro que el día que prioricemos otros valores, como el de servir antes que nada, desterrando de nuestras vidas la avaricia del poder, el deseo de entrega en lugar de los deseos de venganza, tendremos otro ánimo más sereno que facilitará la convivencia. El mundo no puede seguir educando para el conflicto, o lo que es lo mismo, para los intereses políticos, económicos y financieros, ha de tener claro que esta lógica dominante de explotación, más pronto que tarde, explotará y al final todos seremos víctimas. En vez de construir arsenales, constrúyanse centros reeducadores, no más carrera de armamentos, la única carrera que merece la pena proteger es la del raciocinio. Tenemos mucho que pensar y también mucho que sentir. Tanto para crear espacios de paz como para difundir gestos de quietud, hacen falta lenguajes conciliadores para que el espíritu de cada persona pueda vivir la fraternidad más profunda con su misma especie.      

Son muchos los países degradados por la pérdida de dignidad de sus moradores, e igualmente, son muchos los estados desgarrados por enfrentamientos de sus ciudadanos. Ciertamente, no sólo hay que mantener la paz y la seguridad, sino que también se debe facilitar procesos de entendimiento democrático, propiciar el desarme y desmotivar cualquier lucha. Las fuerzas de paz que precisamos en la actualidad, tienen que ser fuerzas vivas en la restauración del estado de derecho. Es oportuno avivar esta regla de vida, sobre todo en un momento de tanta incertidumbre como

el presente, en la que se percibe la tentación de apelar al derecho del más poderoso; en definitiva, al derecho de la fuerza más que a la fuerza del derecho. El éxito de los nuevos tiempos, efectivamente, va a depender mucho del clima de diálogo en la prevención de conflictos, de la buena disposición de todos de poner decididamente la política al servicio de los últimos. El universo de las religiones, junto con aquellas personas comprometidas con sus ciudadanos, deben abandonar cualquier forma de discriminación, puesto que es la colectividad, toda ella, la que está llamada a construir un planeta armónico.

Desde los albores de la civilización humana, se establecieron acuerdos y pactos para evitar el uso arbitrario de la fuerza, buscando soluciones pacíficas a las muchas controversias que surgen. A luz de tantas guerras inútiles, que en el fondo son derrotas de la propia humanidad, y con el paso del tiempo, deberíamos desarrollar una conciencia de familia en la que se tomara en serio el valor de cada persona, a través de una valiente autocrítica de relación con el mundo. Y para que esto suceda, es decir, para la construcción de un planeta más fraterno, ante todo debemos buscar procedimientos de sintonía que nos tranquilicen, y a renglón seguido, hacer hincapié en abrir nuestros corazones al poder del amor más hondo, la única fuerza capaz de superar las divisiones que ponen en peligro la vida en amistad que todos nos merecemos. Al fin y al cabo, tenemos algo tan preciso como el aire que respiramos y es la serenidad con la que queremos vivir. Sin este valor tranquilizador hasta el mismísimo aire se torna irrespirable. Naturalmente, no hay mayor desorden que un viento desorbitado. Desde luego, no ha sido creado para brillar en la paz de cada día.

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E

¿Hacia una prosperidad colectiva?

Hambrientos de espíritu fraternal

Ante los vicios del mundo

Nuestra genealogía desestructurada

La libertad cautiva

El paro y la exclusión social en europa

El arte que refleja un pensamiento: ¡África!

Recordar y reafirmar

¿Qué prosperidad necesitamos?

Formamos parte de los libros

La cultura de la desconsideración

Un mundo de secretos

Un imperativo urgente para el mundo

Cuestión de compromiso

Con la salud no se juega, se invierte

No os dejéis robar la esperanza

A pesar de las turbulentas condiciones europeístas

Por las sendas de la autenticidad

Amor y hermandad

No abandona la cruz

Saber observar la deshumanización del poder

No más retrocesos; ¡No!

¿Dónde está la justicia distributiva? ¿Y la retributiva?

Reeducarnos en la mano tendida

Salvar el futuro

Es preciso que el poder detenga al poder

Todo está en manos de nosotros

¿Hacia una reforma federal del estado autonómico español?

Mirar hacia otro lado

La buena estrella

Juzgando el tiempo, edificando el futuro

Tiempo de buenos deseos

Un cambio de mentalidad en la fiesta de las fiestas

Los grandes problemas del mundo actual

No le demos al mundo misiles porque los utilizará

El peligroso terreno de las desigualdades

Falta espíritu de compromiso

Celebra el voluntariado

La mentalidad del absurdo

Reflexión tras la cumbre iberoamericana

Reflexión y tolerancia

Evitar discursos de odio

Urge tomar conciencia de la ciencia

España, capital del desempleo

Reflexion sobre la muerte desde la vida

Desencanto y desencuentro cotidiano

Un mundo inseguro, desigual e intolerante nos acorral

El lastre de la pobreza

El escritor Víctor Corcoba gana la cuarta edición del premio Tobalina

La patria de un ser humano es su lengua

Cualquier reforma debe respetar los derechos humanos

Artículos reciente

Apoyo a los docentes que saben educar

Las rosas del espacio en armonía

Cuando se siembra violencia

El imperio de la ley y la conciencia social

Una paz creíble para un futuro en paz

Democracias con poca participación democrática

Despojarse del miedo para abrazar el respeto

Ascender a la autonomía y no a la sumisión

La solidaridad en un mundo global: El prójimo, próximo siempre

Nuestra relación entre lo finito e infinito

Recordar el pasado como lección

Asociándonos con los jóvenes

La necesaria voz del descanso

Para calmar los dolores del mundo actual

España en el abismo: Recortes mal hechos; rescates mal distribuidos

El crimen organizado

Promueve el cambio en el mundo

Situación crítica en la eurozona

Una población desesperada en manos de soberbios

Me gustaría cambiarme de mundo

El cooperativismo como salida de la crisis y lección para el mundo

La eurozona en peligro de muerte

Ante la incesante matanza de niños, en lugares de conflicto

Más Europa, menos mercados

Aún no hemos aprendido a convivir

No somos títeres en manos del poder

El sufrimiento de las familias

Días de reconciliación con la vida

Para reflexionar, un día de plenilunio

A los periodistas que han perdido su vida en el cumplimiento de su deber

Somos una especie en riesgo de matarnos unos a otros

La ruina de España

El gran libro de la vida está aún por escribir

La España de la subvención y el despilfarro

Bienvenida la exploración del espacio

¿Es auténtica nuestra inquietud por Dios?

La capacidad de entusiasmo

Territorio de dificultades en el mundo

Por los caminos del verso

Vivir para los demás es lo que nos hace ser felices

Hay que derrotar el poder de las mafias

La verdad puede encubrirse, pero jamás apagarse

¿El mundo de los ciudadanos o el mundo de los ejércitos?

Los excluidos

Las desigualdades en el lugar de trabajo

Dar mucha más prioridad al desarrollo rural

La dilapidación de los recursos

Sólo el justo reconoce los derechos del pobre

Aumenta el hambre de justicia social en el mundo

El entusiasmo de la juventud

Liberarse de la violencia (Siria es sólo un ejemplo)

La necesaria armonía interconfesional

¿Miedo a la muerte?

El plan de acción de la ONU

Recordemos hoy y por siempre

¿Todos los caminos actuales conducen al retroceso?

El mundo sin políticos

Regenerar el espíritu y la razón

De la simpleza del caos al encuentro de la estética

Fortalecer la voz de la ciudadanía

El ejemplo de los magos de oriente a la humanidad

La austeridad

Un nuevo modo de ser en el mundo

España apunta otras maneras

La navidad es amor; sólo amor

Comportamientos nada ejemplares

El futuro que nos trabajemos

Un clima apropiado para sentirse bien

El retorno a la palabra

En el camino hacia sociedades verdes

Un código moral para no autodestruirse

La crisis del euro

Las ruedas del poder y los coleccionistas del señor dinero

Los héroes actuales para los ríos de dolor

La Puerta de la fe

Encadenados a la pobreza

El liderazgo de las mujeres

Los puñales

 

Regresar a tapa

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E
 
____________________________________________________________