Diario La Tarde editado por El Oeste Argentino, Entidad Periodistica Independiente.
Orzali 1173 (O) Cdad. de Rawson, San Juan, Arg. - Tel. 0264-4284213 - Director Hugo N. Vazquez, periodista, Mat.Prof. 456096 - E-mail: diario_latarde@yahoo.com.ar

 

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E

Algo más que palabras


Víctor Corcoba Herrero
Especial para Diario La Tarde

Entre las torturas y las cadenas

A veces tengo la sensación de que somos una especie atormentada; puesto que nos movemos entre la congoja de un porvenir que no solemos alcanzar, a través de un pasado que nos encadena cuando menos como linaje y, en demasiadas ocasiones, con un cúmulo de despropósitos. Y, aunque la prohibición de la tortura es absoluta en todo el mundo, lo cierto es que cada día son más los que huyen de la violencia y la persecución. En efecto, son muchos los seres humanos que precisan recuperarse y recobrar su dignidad, poder ser ellos mismos, sin más cadena que el tronco que nos encadena como ciudadanos del mundo. Por supuesto, la cautividad de dolor y sufrimiento no cesa en ninguna parte del planeta, sobre todo en el contexto de los continuos y permanentes conflictos armados. La proliferación de crisis humanitarias, extendidas como jamás, debe hacernos reflexionar. Por tanto, sería saludable que, coincidiendo con el Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la tortura (26 de junio), la familia humana prestase una más efectiva asistencia psicosocial a todos los colectivos torturados y, de este modo, lograr que todos los países otorguen reparación a sus martirizados, pues, aunque existe un marco jurídico amplio para la lucha contra todo tipo de torturas, no siempre está asegurada la protección, y aún menos, la asistencia al torturado.

Por otra parte, tan importante como permanecer activos en el auxilio, es no ser ciegos para poder alzar la voz ante el aluvión de actos de tortura. De un tiempo a esta parte, hemos de reconocer que la inhumanidad nos ha degradado como sujetos pensantes a límites insospechados. La deshumanización, de no cesar este diluvio de prácticas crueles, será generalizada en los próximos años. Por eso es de esperar que se retomen, con urgencia, diálogos serenos y sinceros para que las convenciones no pierdan su cátedra de autoridad, y se pueda fomentar el consenso de toda la comunidad internacional, ante la protección efectiva de los valores esencialmente humanos de la ciudadanía. En este sentido, nos alegra que la Asamblea General de Naciones Unidas acabe de adoptar una resolución que declara el diecinueve de junio como Día Internacional para la eliminación de la tortura de violencia sexual en los conflictos, con la intención de generar conciencia al abordar este flagelo. En consecuencia, es un acto meritorio que la Misión de Argentina ante Naciones Unidas patrocinase tan importante resolución, porque sin duda se está contribuyendo a cimentar una cultura cuando menos de sosiego. A propósito de esto, Cristina Perceval, embajadora de ese país ante la ONU, ha puesto el acento en buscar soluciones concretas para miles y miles de seres humanos, mayoritariamente mujeres, niñas y niños, víctimas del odio y la intolerancia, de la crueldad de distintas formas de violencia, en esta ocasión de la violencia sexual utilizada en conflicto como arma de guerra para humillar, dominar, someter y degradar nuestra humana dignidad. Ojalá sus palabras nos hagan meditar. A mi juicio, el ser humano no se da cuenta de cuánto puede hacer, más que cuando realiza propósitos, delibera, imagina y proyecta que otro mundo es posible.

Realmente son tantas, y tan persistentes, las cadenas que nos torturan hasta destruirnos, que el valor del ser humano apenas vale nada en los circuitos del poder corrupto. De ahí, que reintegrarse a la vida cotidiana después de sufrir torturas de todo tipo sea cada vez más complicado y, subsiguientemente, nunca podrán justificarse este tipo de penas sanguinarias, feroces, independientemente del modo en que se manifiesten o produzcan. El ser humano es único, irrepetible, singular por sí mismo, y como tal, hemos de eliminar esta repugnante lacra de prácticas deshumanizadoras. Realmente nos llama la atención la debilidad de la reacción política internacional ante este abundante caudal de torturas que nos asalta. Resulta curioso ver como algunos países todo lo justifican, luchando por no reconocer lo que verdaderamente se conoce, posponiendo las decisiones significativas, actuando como si nada ocurriera. Sin embargo, investigaciones de Amnistía Internacional indican que agentes de policía y miembros del ejército utilizan sistemáticamente la tortura para obtener información y confesiones, para castigar y agotar a las personas detenidas. Mal que nos pese infinidad de seres humanos de todos los continentes se juegan la vida a diario luchando contra las torturas, contra las mismas cadenas de la muerte, y su degradación total.

Ciertamente, cuesta entender que aún no marchemos unidos en la lucha contra la tortura y la sinrazón más salvaje. Así, resulta complicado de concebir, que el suplicio bajo custodia continúe endémico en muchas naciones y los esfuerzos por llevar a los responsables ante la justicia sea sumamente dificultoso. De igual modo, también nos resulta doloroso, que una gran parte de los humanos acepten el uso de la tortura y otros hechos degradantes, como respuesta a los altos índices de delincuencia violenta. Asimismo, en algunos pueblos siguen permitiéndose castigos tales como la flagelación y las investigaciones sobre el uso de la tortura son casi insólitas. Además, en todos los rincones, y sustancialmente en los países que han vivido la caída de gobernantes que llevaban largo tiempo en el poder, se percibe un sentimiento de frustración por la lentitud de los cambios, en cuanto a otro

clima más sosegado y de menos venganzas. Naturalmente, ante esta bochornosa situación deberíamos recalcar y reclamar, igualmente, la inequívoca y absoluta prohibición de cualquier trato inhumano, cruel o degradante, sabiendo que la espiral de la violencia sólo la frena la reconciliación de unos para con otros.

Todo este ambiente de contrariedades me lleva a propiciar el siguiente deseo: Tenemos que aprender a vernos como hermanos y a vivir como familia. Ahora bien: ¿Quién es libre para empezar a hacerlo?. Quizás el que sepa dominar sus impulsos, el que busque sus tiempos y sepa profundizar en lo que somos, el que rompa con las cadenas de este interesado mundo, aquel que confíe en su propia conciencia y sepa pulir las aristas de su carácter. No olvidemos que cada uno de nosotros tiene en sí una identidad personal, que nunca puede ser reducido a la categoría de objeto. Indudablemente, para desterrar esta existencia que nos deshumaniza, hemos de apostar por un pensamiento diferente, por otros programas educativos, por otro sentido de la vida y de la convivencia. Para ello, tal vez tengamos que propiciar esa ecología humana que nos haga sentirnos diferentes, y así, poder ser capaces de confinar para siempre esa violación gravísima de los derechos humanos, entre los que se halla la tortura, o cualquier aberración horrenda de la conciencia humana.

En relación a esto, la nueva encíclica del Papa Francisco, puede servirnos de orientación, puesto que establece la necesaria relación de la vida del ser humano con la ley moral escrita en su propia naturaleza, necesaria para poder crear un ambiente más digno. La dignificación del ser humano y de su hábitat aún queda por conquistarla. No perdamos más tiempo y establezcamos un mundo para todos y todos para un mundo más ligado al bien colectivo. Hoy, sin duda, es una exigencia ética fundamental. Pasemos, por consiguiente, de la moral de los principios al proceder de las responsabilidades. Al fin y al cabo, seamos conscientes, de que somos los auténticos responsables de cuanto acontece en este planeta. No tiremos la piedra y escondamos la mano, por favor.
Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E

 

Pueblos  en conflicto, ciudadanos desesperados

¡Las ideologías atemorizan!

Atrapados por comercios ilícitos

Resolver las controversias por medios pacíficos

Activar la transparencia para fomentar el acercamiento

El retorno a la verdad del verbo; a la poesía sin palabras

Propiciemos la  gran cumbre de las verdades

El ayudarse unos a otros es un deber

Las cadenas de la esclavitud en el mundo actual

Ante una sociedad despreciativa del ser humano

La fascinación de interrogarse

Tiempo de rescates e integraciones del ser humano

Secas las esperanzas deberíamos interrogarnos

La prioridad educativa

Puentes de entendimiento

La palabra amor en un mundo de intereses

Cada época exige sus docencias

El factor humano

La mentalidad divorcista también nos ahoga como familia

Las trampas del mundo nos delatan

No hay cosa más divina que el verdadero amor

Que en verdad reine la paz

Reconsiderar la vida conforme la vas viviendo

Hoy no hay más uniones que las que forjan los intereses

Seamos todos para cada uno y seámoslo todo

Puñaladas en la salud

La adicción a los sobornos se ha mundializado

Frente a la globalizada indiferencia,  el despertar del alma

Reivindico al individuo como pueblo, no como masa

En todas las guerras hay un afán destructivo total

Cuando la muerte es, nosotros no somos

A veces aún llegan cartas con sabor a poesía

Nos merecemos la libertad de poder vivir

Hacer memoria

En la humanización del planeta, el papel de la mujer es decisivo

Quién es quién para juzgar a nadie

La singularidad de la cultura hispana se pone de moda

La vida en los barrios marginales

La paciencia y el tiempo

Pensar en grande, mirar lejos

Volver a las raíces de lo auténtico

Cohabita la enfermedad con el negocio; ¿hasta cuándo?

Un nuevo rey constitucional para otra españa

Fomentar la cooperación y las alianzas

El futuro está en los niños que van a la escuela

Maltrato y desatención, la epidemia de los nuevos tiempos

Construir un futuro con trabajo decente

Necesitamos aguadores de paz para el camino

Los abusos siempre pasan factura

Tenemos que aplacar la atmósfera de odios

Todo lo que somos es el resultado de los dominadores para desgracia nuestra

No tenemos un futuro fácil

Más presente que nunca en la vida de los ciudadanos

Los tóxicos de la vida actual nos obligan a un cambio

Hacer memoria del encuentro con Jesús

¿Qué somos dentro de la madre tierra?

Al ser humano en el espacio hay que darle continuidad

Transformar el planeta desde el corazón humano

Reconciliarnos con la propia vida

El mundo precisa librar más dinero para educación

Los lenguajes protectores de nuestros bosques

Combatir la desesperación

La búsqueda de la felicidad

Fomento de lo humano como emergencia cultural

El sol despierta para todos por igual

La permanencia europeísta  de unidad

 

Historial de sus artículos. desde 2011

Los crímenes contra la naturaleza de la que somos parte

Ante el incumplimiento de las leyes humanitarias internacionales

Hay que impedir que el mundo de los desamparados crezca

Necesitamos explorarnos 

Situaciones de desigualdad de género en el mundo

Ansia de interioridad

Ante la actual indecisión política de España

La cultura científica como búsqueda y esperanza

Los efectos de un empleo en precario

Ningún país es una isla

El año de la agricultura familiar

La fraternidad no conoce patria, sino espíritu comunitario

Una buena estrella es un corazón abierto

Ante un mundo en continua emergencia

Con el adiós a un año que se nos va, la reflexión es el camino

No son tiempos fáciles para nadie

¿Por qué dios se hizo niño, sí es que se hizo niño?

El niño se reconoce vivo, pues concédele sus derechos

Me niego a que los nuevos tiempos impongan desigualdades

Misiva al eterno Nelson Mandela: Un hombre de bien

Hágase la mundialización del cambio

La luz de los derechos humanos

De extrema urgencia

Más lucidez para transformar el mundo

Un corazón tolerante no nace, se hace

Misiva al mejor amor, el de los niños

Los triunfalismos mundanos nos alejan  de la aplicación del sentido común

La estética del intelecto como esencia y valor

La eclipse del no ser en un mundo de dominadores

El carrusel melancólico de noviembre 

La gran oportunidad para empezar de nuevo

El lenguaje cervantino en  los tiempos de la globalización

La no violencia como cultura

Los espejos del otoño

Urgen políticas para la esperanza

El sano ejercicio del diálogo interior

Hacia los referentes de paz

La salud mental en el mundo de hoy

La beneficencia como consuelo y la compasión como caridad

Embellecer la vida y no llenarla de guerras

Todas las guerras son evitables

Despedidas amargas en la madre patria

Ríos de lágrimas por doquier rincón del planeta

La dificultad de los jóvenes para ganarse la vida hoy

Tanta desesperación nos hace sentirnos nada

Restablecer nuevos marcos de convivencia

Alimentando el espíritu

Nos falta conciliar pensamientos con acciones

Más necesidad de paz que de pan

Uno tiene que verse en el prójimo para que el mundo cambie

¿Quién llora por la violencia que hay en el mundo?

Mientras la ciencia serena, el poder altera

El desarrollo comienza por un empleo de calidad

 

Nuestra debilidad humana

Hay que salir a la calle

Los cien días primeros de servicio (no de poder)

El llanto de los niños que no cesa

Salvar los océanos

Sin conciencia social no hay humanidad

Por el horizonte de la poesía

¿Qué fuerzas de paz precisa el mundo de hoy?

¿Hacia una prosperidad colectiva?

Hambrientos de espíritu fraternal

Ante los vicios del mundo

Nuestra genealogía desestructurada

La libertad cautiva

El paro y la exclusión social en europa

El arte que refleja un pensamiento: ¡África!

Recordar y reafirmar

¿Qué prosperidad necesitamos?

Formamos parte de los libros

La cultura de la desconsideración

Un mundo de secretos

Un imperativo urgente para el mundo

Cuestión de compromiso

Con la salud no se juega, se invierte

No os dejéis robar la esperanza

A pesar de las turbulentas condiciones europeístas

Por las sendas de la autenticidad

Amor y hermandad

No abandona la cruz

Saber observar la deshumanización del poder

No más retrocesos; ¡No!

¿Dónde está la justicia distributiva? ¿Y la retributiva?

Reeducarnos en la mano tendida

Salvar el futuro

Es preciso que el poder detenga al poder

Todo está en manos de nosotros

¿Hacia una reforma federal del estado autonómico español?

Mirar hacia otro lado

La buena estrella

Juzgando el tiempo, edificando el futuro

Tiempo de buenos deseos

Un cambio de mentalidad en la fiesta de las fiestas

Los grandes problemas del mundo actual

No le demos al mundo misiles porque los utilizará

El peligroso terreno de las desigualdades

Falta espíritu de compromiso

Celebra el voluntariado

La mentalidad del absurdo

Reflexión tras la cumbre iberoamericana

Reflexión y tolerancia

Evitar discursos de odio

Urge tomar conciencia de la ciencia

España, capital del desempleo

Reflexion sobre la muerte desde la vida

Desencanto y desencuentro cotidiano

Un mundo inseguro, desigual e intolerante nos acorral

El lastre de la pobreza

El escritor Víctor Corcoba gana la cuarta edición del premio Tobalina

La patria de un ser humano es su lengua

Cualquier reforma debe respetar los derechos humanos

Apoyo a los docentes que saben educar

Las rosas del espacio en armonía

Cuando se siembra violencia

El imperio de la ley y la conciencia social

Una paz creíble para un futuro en paz

Democracias con poca participación democrática

Despojarse del miedo para abrazar el respeto

Ascender a la autonomía y no a la sumisión

La solidaridad en un mundo global: El prójimo, próximo siempre

 

Nuestra relación entre lo finito e infinito

Recordar el pasado como lección

Asociándonos con los jóvenes

La necesaria voz del descanso

Para calmar los dolores del mundo actual

España en el abismo: Recortes mal hechos; rescates mal distribuidos

El crimen organizado

Promueve el cambio en el mundo

Situación crítica en la eurozona

Una población desesperada en manos de soberbios

Me gustaría cambiarme de mundo

El cooperativismo como salida de la crisis y lección para el mundo

La eurozona en peligro de muerte

Ante la incesante matanza de niños, en lugares de conflicto

Más Europa, menos mercados

Aún no hemos aprendido a convivir

No somos títeres en manos del poder

El sufrimiento de las familias

Días de reconciliación con la vida

Para reflexionar, un día de plenilunio

A los periodistas que han perdido su vida en el cumplimiento de su deber

Somos una especie en riesgo de matarnos unos a otros

La ruina de España

El gran libro de la vida está aún por escribir

La España de la subvención y el despilfarro

Bienvenida la exploración del espacio

¿Es auténtica nuestra inquietud por Dios?

La capacidad de entusiasmo

Territorio de dificultades en el mundo

Por los caminos del verso

Vivir para los demás es lo que nos hace ser felices

Hay que derrotar el poder de las mafias

La verdad puede encubrirse, pero jamás apagarse

¿El mundo de los ciudadanos o el mundo de los ejércitos?

Los excluidos

Las desigualdades en el lugar de trabajo

Dar mucha más prioridad al desarrollo rural

La dilapidación de los recursos

Sólo el justo reconoce los derechos del pobre

Aumenta el hambre de justicia social en el mundo

El entusiasmo de la juventud

Liberarse de la violencia (Siria es sólo un ejemplo)

La necesaria armonía interconfesional

¿Miedo a la muerte?

El plan de acción de la ONU

Recordemos hoy y por siempre

¿Todos los caminos actuales conducen al retroceso?

El mundo sin políticos

Regenerar el espíritu y la razón

De la simpleza del caos al encuentro de la estética

Fortalecer la voz de la ciudadanía

El ejemplo de los magos de oriente a la humanidad

La austeridad

Un nuevo modo de ser en el mundo

España apunta otras maneras

La navidad es amor; sólo amor

Comportamientos nada ejemplares

El futuro que nos trabajemos

Un clima apropiado para sentirse bien

El retorno a la palabra

En el camino hacia sociedades verdes

Un código moral para no autodestruirse

La crisis del euro

Las ruedas del poder y los coleccionistas del señor dinero

Los héroes actuales para los ríos de dolor

La Puerta de la fe

Encadenados a la pobreza

El liderazgo de las mujeres

Los puñales

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E
 
____________________________________________________________