Diario La Tarde editado por El Oeste Argentino, Entidad Periodistica Independiente.
Orzali 1173 (O) Cdad. de Rawson, San Juan, Arg. - Tel. 0264-4284213 - Director Hugo N. Vazquez, periodista, Mat.Prof. 456096 - E-mail: diario_latarde@yahoo.com.ar

 

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E

Algo más que palabras

Columnista
Víctor Corcoba Herrero
Especial para Diario La Tarde

¿Hacia una prosperidad colectiva?

Lo más importante es no dejar de interrogarse, es prueba de que se piensa. Cualquier momento es bueno para hacerse preguntas. A mí se me ocurren tantas a raíz del incremento de pobres y desdichados, que estoy continuamente pidiendo explicaciones.  Ahora mismo me viene a la memoria, uno de tantos requerimientos. ¿Vamos hacia una prosperidad colectiva o hacia un retroceso de los indignos? ¿Y quiénes son esos indignos? La verdad que el día que los descartados del sistema, o sea los excluidos, se unan y empiecen a razonar, se nos va a caer la cara de vergüenza a todos. Si tanto hemos avanzado, sobre todo el mundo de los dignos, ¿por qué no aseguramos unos niveles mínimos aceptables de bienestar e igualdad de oportunidades para todos? ¿Quiénes somos nosotros para marginar a nadie? En vista de lo visto, nadie me negará que son humanos ciertos comportamientos de huida, como el del pobre que desea verse libre de miseria y sueña con un mundo más equitativo, lanzándose a la búsqueda de otros horizontes más prósperos. Esto es un proceder natural de supervivencia.

Sin duda, no hay mayor legitimidad que luchar por lo necesario para vivir. Por otra parte, trabajar para conseguirlo es un deber. Lo malo es cuando ese trabajo nunca llega, porque la riqueza se la meriendan los mismos de siempre, o sea, los imperialistas del dinero, y no dejan ni respirar a los que nada tienen.  Las consecuencias resplandecen por sí mismas. Cada día hay más pueblos opulentos, pero también más

pueblos hambrientos, totalmente hundidos y desesperados. Ya nada nos interpela, ya nada nos pone en movimiento, cada cual vamos a lo nuestro y esta crisis de angustia cada uno la traga para sí como puede y le dejan.

Aceptado lo dicho, es bien público y notorio que los desequilibrios se agrandan  y las desigualdades nos impiden ver justicia social alguna. La marginalidad, junto a la negación de los derechos humanos, empeora aún más los tiempos actuales, donde el paisaje moral ni se ve, ni se percibe, por parte de instituciones que debieran ser ejemplarizantes.

Hemos perdido hasta la mismísima conciencia. Tanto es así, que resulta ya difícil hasta tomar el pulso del mundo. Vivimos en la inquietud permanente, sobre todo la clase pobre, o sea lo que antes se llamaba obrera, en el escándalo continuo, en el choque de intereses. De hecho, nos movemos en el conflicto incesante, debido al materialismo sofocante que determinados poderes nos han injertado en vena. Cuando se pierde la escala de valores humanos, los corazones se endurecen y las miradas no quieren ver la realidad. Habría que despojar de poder a las muchas estructuras dominadoras que provienen del abuso del poder y del tener, de la injusticia de las transacciones y de la adquisición de una cultura del hurto, desfalco, o evasión enmascarada. Por desgracia, cada

día son más los países que asisten impasibles al aprovechamiento abusivo que hacen las grandes empresas de la ley para reducir al mínimo su factura fiscal. Es el eterno problema, cuanto más se tiene más se quiere. Perdida toda moralidad, los ricos multiplican sus deseos, aunque para ello tengan que empobrecer aún más a los pobres.

Pienso que ha llegado el momento de emprender acciones, que nos encaminen hacia una prosperidad colectiva. De lo contrario, se acrecentarán las contiendas ante la tentación de rechazar con violencia las graves ofensas contra la dignidad humana. Hay que combatir cualquier discriminación  para que las personas por si mismas puedan ser artífices de su propio destino. También hay que procurar el acceso a la educación a todas las personas. Ahí están, por ejemplo, las poblaciones indígenas de América Latina y el Caribe, con apuros para el conocimiento intercultural. O el difícil acceso a la sanidad pública en el mundo, lo que refleja la grave dificultad de los países para ayudar a fomentar comportamientos saludables. Es un lástima que la justicia social, en todo caso, continúe siendo un sueño imposible para una gran parte de la humanidad. Quizás hoy más que nunca sea necesario proteger la libertad de la persona, liberándola de tantas opresiones arbitrarias, que hasta les impide ser ella misma en la vida para reclamar sus derechos.

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E

Hambrientos de espíritu fraternal

Ante los vicios del mundo

Nuestra genealogía desestructurada

La libertad cautiva

El paro y la exclusión social en europa

El arte que refleja un pensamiento: ¡África!

Recordar y reafirmar

¿Qué prosperidad necesitamos?

Formamos parte de los libros

La cultura de la desconsideración

Un mundo de secretos

Un imperativo urgente para el mundo

Cuestión de compromiso

Con la salud no se juega, se invierte

No os dejéis robar la esperanza

A pesar de las turbulentas condiciones europeístas

Por las sendas de la autenticidad

Amor y hermandad

No abandona la cruz

Saber observar la deshumanización del poder

No más retrocesos; ¡No!

¿Dónde está la justicia distributiva? ¿Y la retributiva?

Reeducarnos en la mano tendida

Salvar el futuro

Es preciso que el poder detenga al poder

Todo está en manos de nosotros

¿Hacia una reforma federal del estado autonómico español?

Mirar hacia otro lado

La buena estrella

Juzgando el tiempo, edificando el futuro

Tiempo de buenos deseos

Un cambio de mentalidad en la fiesta de las fiestas

Los grandes problemas del mundo actual

No le demos al mundo misiles porque los utilizará

El peligroso terreno de las desigualdades

Falta espíritu de compromiso

Celebra el voluntariado

La mentalidad del absurdo

Reflexión tras la cumbre iberoamericana

Reflexión y tolerancia

Evitar discursos de odio

Urge tomar conciencia de la ciencia

España, capital del desempleo

Reflexion sobre la muerte desde la vida

Desencanto y desencuentro cotidiano

Un mundo inseguro, desigual e intolerante nos acorral

El lastre de la pobreza

El escritor Víctor Corcoba gana la cuarta edición del premio Tobalina

La patria de un ser humano es su lengua

Cualquier reforma debe respetar los derechos humanos

Artículos reciente

Apoyo a los docentes que saben educar

Las rosas del espacio en armonía

Cuando se siembra violencia

El imperio de la ley y la conciencia social

Una paz creíble para un futuro en paz

Democracias con poca participación democrática

Despojarse del miedo para abrazar el respeto

Ascender a la autonomía y no a la sumisión

La solidaridad en un mundo global: El prójimo, próximo siempre

Nuestra relación entre lo finito e infinito

Recordar el pasado como lección

Asociándonos con los jóvenes

La necesaria voz del descanso

Para calmar los dolores del mundo actual

España en el abismo: Recortes mal hechos; rescates mal distribuidos

El crimen organizado

Promueve el cambio en el mundo

Situación crítica en la eurozona

Una población desesperada en manos de soberbios

Me gustaría cambiarme de mundo

El cooperativismo como salida de la crisis y lección para el mundo

La eurozona en peligro de muerte

Ante la incesante matanza de niños, en lugares de conflicto

Más Europa, menos mercados

Aún no hemos aprendido a convivir

No somos títeres en manos del poder

El sufrimiento de las familias

Días de reconciliación con la vida

Para reflexionar, un día de plenilunio

A los periodistas que han perdido su vida en el cumplimiento de su deber

Somos una especie en riesgo de matarnos unos a otros

La ruina de España

El gran libro de la vida está aún por escribir

La España de la subvención y el despilfarro

Bienvenida la exploración del espacio

¿Es auténtica nuestra inquietud por Dios?

La capacidad de entusiasmo

Territorio de dificultades en el mundo

Por los caminos del verso

Vivir para los demás es lo que nos hace ser felices

Hay que derrotar el poder de las mafias

La verdad puede encubrirse, pero jamás apagarse

¿El mundo de los ciudadanos o el mundo de los ejércitos?

Los excluidos

Las desigualdades en el lugar de trabajo

Dar mucha más prioridad al desarrollo rural

La dilapidación de los recursos

Sólo el justo reconoce los derechos del pobre

Aumenta el hambre de justicia social en el mundo

El entusiasmo de la juventud

Liberarse de la violencia (Siria es sólo un ejemplo)

La necesaria armonía interconfesional

¿Miedo a la muerte?

El plan de acción de la ONU

Recordemos hoy y por siempre

¿Todos los caminos actuales conducen al retroceso?

El mundo sin políticos

Regenerar el espíritu y la razón

De la simpleza del caos al encuentro de la estética

Fortalecer la voz de la ciudadanía

El ejemplo de los magos de oriente a la humanidad

La austeridad

Un nuevo modo de ser en el mundo

España apunta otras maneras

La navidad es amor; sólo amor

Comportamientos nada ejemplares

El futuro que nos trabajemos

Un clima apropiado para sentirse bien

El retorno a la palabra

En el camino hacia sociedades verdes

Un código moral para no autodestruirse

La crisis del euro

Las ruedas del poder y los coleccionistas del señor dinero

Los héroes actuales para los ríos de dolor

La Puerta de la fe

Encadenados a la pobreza

El liderazgo de las mujeres

Los puñales

 

Regresar a tapa

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E
 
____________________________________________________________