Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E
“Total nadie te ve”

Por Hugo Nicolás Vazquez.-.

. “Llueve… y a cien metros llueve diferente”, El show ha hecho silencio un minuto. La risa particular se ha silenciado y la voz cautivante ha enmudecido en la garganta. El Peruano ha iniciado un nuevo programa. Hugo Guerrero Martinheitz ha muerto.

Cuando lo conocí en 1972, casi en el mismo momento en que el general Lanusse, a la sazón presidente de la Nación, decía que a Perón no le daba el cuero, el negro tenía cautivo a todo Buenos Aires desde Radio Belgrano, desde las 14 hasta las 19 horas, con “El Show del minuto… Buenas Tarde”.

Su música, sus comentarios y su estilo de conducción dejaban en cada uno de los que estudiábamos periodismo una sensación de algo diferente. No sé qué, pero algo diferente.

Capaz de hacer con la palabra un cuadro incorregible. De llamar a un presidente y reprocharle una actitud, como si fuese su maestro. Tener a Borges dos horas Ambos cautivos el uno del otro y entrambos el oyente. “Bajar la cortina y obscurecer el día” a las 3 de la tarde. O ayudarte a salir al aire con una frase casi irrefutable: “Habla. Total nadie te ve” y cuando el operador te ponía la luz roja remataba diciendo: “Solo te escuchan 3 millones de habitantes”, dejándome en claro la responsabilidad que debo tener detrás del micrófono.

Uno de esos días en que las prácticas de radio, requeridas en la carrera, me dieron la oportunidad de dialogar con Martinheitz, me aconsejó que debiera saber cómo se lustra un par de zapatos antes de gastarlos.

El negro no se achicó ante nadie, y ante elhumilde nunca se agrandó. Miraba para abajo a los que estaban por encima y para arriba a los que estaban por debajo. Estaba a la altura de todos.

No se podía entender cómo, para aquella época, en que el libreto era la obligación del locutor, te ponía al aire el llamado telefónico,  sacaba lo bueno y tiraba lo malo. Me acostumbre a ese estilo tanto y en tan poco tiempo que me atrevo a decir que fui alumno de su estilo, que fue el “patrón de vivir” en mi vida profesional.

Dos hombres conocí grandes en mi carrera: Roberto Maidana y Hugo Guerrero Martinheitz. El primero, Maidana, paseo el periodismo argentino por el mundo y en el idioma del país que visitaba (hablaba 12 idiomas y 60 dialectos) fue a ciencia cierta el más humilde y sencillo en el periodismo. El segundo, Guerrero Martinheitz, supo

hacer de la vida un teatro imperdible lleno de actores con personalidad, capaz de volver al lugar que no lo comprendió y ser admirado , quedarse 50 años y allí mostrar su estilo único paseado por toda Sud América. Y hoy, que el negro ha decidido seguir el camino del primero, me los imagino juntos mostrando que el inerte cuerpo no es más que un paso obligado, entre  dos estratos, en los que el alma se comporta de la mano de Dios.

¡Qué ingratos que fuimos! El negro deja un espació vacio que ha de llenar el recuerdo de los 70. Y una enorme tristeza de saber que nos usan y luego nos tiran. Levantamos hasta el atrio la mala copia y enterramos el original.

¡¿Cómo?, ¿ha cambiado la radio y la televisión?!. Hoy nos dirán los pende “Sacá ese viejo aburrido y pone algo divertido”.

________________________________________________________________________________________________________
 

 

 
_______________________________
__________________________________
________________________________ _________________________________ _________________________________
________________________________

 

Regresar a tapa

 

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E
 
____________________________________________________________
 
Regresar a tapa