Diario La Tarde editado por El Oeste Argentino, Entidad Periodistica Independiente.
Orzali 1173 (O) Cdad. de Rawson, San Juan, Arg. - Tel. 0264-4284213 - Director Hugo N. Vazquez, periodista, Mat.Prof. 456096 - E-mail: diario_latarde@yahoo.com.ar

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E

Murió Santiago Carrillo, histórico dirigente comunista y de la resistencia al franquismo

El ex secretario general del Partido Comunista español falleció a los 97 años en su casa de Madrid. Tuvo un rol protagónico en la recuperación de la democracia. También fue funcionario de la República.
Pese a la avanzada edad, el fallecimiento de Carrillo sacudió la vida política española, y hasta el rey Juan Carlos y su esposa Sofía fueron a su casa a dar el pésame por un hombre republicano que no creía que la monarquía fuera lo mejor para España pero que valoraba el papel del soberano en la transición post franquista.
Tras la muerte en enero pasado de Manuel Fraga Iribarne, ex ministro franquista y referente histórico del derechista y gobernante Partido Popular (PP), Carrillo, histórico Secretario General del Partido Comunista de España (PCE), era el último icono viviente de los años más duros de la historia del país.
Participó en la Guerra Civil Española, fue un activo luchador contra la dictadura franquista, vivió el exilio y tuvo un rol clave en la tensa transición a la democracia, en la que apostó por la reconciliación.
El dirigente comunista, cuya salud se había deteriorado en los últimos meses, falleció a causa de una insuficiencia cardíaca mientras dormía la siesta en su casa de Madrid, informó su familia.
“Murió tranquilo después de unos días en los que se fue debilitando y perdiendo fuerzas, pero no perdió el ánimo” y se mantuvo “lúcido”, dijo su hijo mayor, también llamado Santiago, en declaraciones a la prensa a las puertas del domicilio familiar.
Sus restos serán velados en la sede del sindicato comunista Comisiones Obreras (CC.OO) en Madrid, y su familia cumplirá su deseo expreso de ser incinerado y de esparcir sus cenizas en el mar Cantábrico, en las costas de Gijón, el lugar donde nació.
En los últimos meses, Carrillo, un fumador empedernido, tuvo que ser hospitalizado en diversas ocasiones, lo que hizo saltar todas las alarmas sobre su estado de salud debido a su avanzada edad.

A pesar de ello, siempre continuó con su actividad pública, participando de debates, conmoraciones y actos.
También participaba, hasta antes del verano, en el debate semanal de “sabios” en el programa “La Ventana” de la radio Cadena Ser.
Hasta el final de sus días, Carrillo siguió aportando sus profundas reflexiones y una crítica audaz y sin concesiones a la actualidad política de España, Europa y el mundo bajo la hegemonía del capitalismo.
 En una reciente entrevista para Informe Semanal de la Televisión Pública española (TVE), el veterano dirigente comunista afirmó que España estaba viviendo un “momento pre-revolucionario” pero había que esperar.
Se ilusionó con el despertar de los jóvenes y de la izquierda a raíz de la irrupción del movimiento 15-M o indignados que surgió como expresión de cambio político y social en mayo de 2011.
Fue una figura clave del siglo XX, de un temperamento inquebrantable, firmes convicciones y sentido de la responsabilidad y visión de futuro. Todos los españoles le deben su aporte a la lucha contra el franquismo y por la recuperación de la democracia.
Nació el 18 de enero de 1915 en Gijón, Asturias, y de muy joven se comprometió con la lucha revolucionaria. En 1928 ingresó a las Juventudes Socialistas y en 1936 al Partido Comunista de España (PCE) del que fue secretario general de 1960 a 1982.
En 1936, iniciada la guerra civil, Carrillo fue nombrado delegado de Orden Público en Madrid por la Junta de Defensa formada por el gobierno republicano para luchar contra los sublevados del general Francisco Franco.
Debido a este cargo, el régimen de Franco lo acusó posteriormente de los fusilamientos de Paracuellos de Jarama ocurridos a finales de aquel año, una responsabilidad que Carrillo siempre negó.

Se exilió luego de la contienda y regresó clandestinamente a España en 1976. Con la legalización del PCE, en 1977 se presentó a las elecciones generales y obtuvo un escaño como diputado, que revalidó en 1979 y 1982.
Sin embargo, la tensión entre socialistas y comunistas terminó erosionando el liderazgo de Carrillo, quien dimitió como secretario general y en 1985 fue expulsado de su partido, uno de los momentos “más tristes” de su vida.
Una de las imágenes que quedarán en la retina de los españoles es la firmeza con al que se mantuvo en su escaño durante el intento de golpe de estado del 23-F.
A pesar de la firmeza de sus convicciones, supo ceder parte de su terreno a favor de la pacificación, la reconciliación, y la convivencia democrática, de ahí que sus rivales políticos valoren su rol durante la transición. Solo la extrema derecha residual del franquismo siguió considerándolo un enemigo.
Los elogios a la figura de Carrillo por parte de los dirigentes políticos españoles se sucedieron tras conocerse la noticia de su fallecimiento.
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, envió un telegrama a la familia en el que destaca “el papel que desempeñó durante la Transición y su contribución al orden constitucional, al nuevo marco de convivencia y a un futuro común sin abandonar sus profundas convicciones”.
El líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, también agradeció a Carrillo por su papel clave en la “transición modélica” que "se basó en la convivencia".
“Es una pérdida muy importante para el conjunto de la izquierda española” afirmó el líder de Izquierda Unida (IU), el comunista Cayo Lara.
"Se nos va un pedacito de nuestra historia. Carrillo resume la grandeza y también a veces los errores de la izquierda española, pero muchas más han sido las grandezas, apuntó el también diputado de IU, Gaspar Llamazares. 

Regresar a tapa
.
.

La empresa da la situación por "controlada"
Ascienden a 26 los fallecidos por la explosión de una planta de gas de Pemex

Una explosión y un posterior incendio registrados este martes en una planta de gas del estado mexicano de Tamaulipas, en el noreste de México, han causado la muerte de diez trabajadores, según ha informado la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), responsable de las instalaciones.
La planta donde se produjo el suceso, el Centro Receptor de Gas y Condensados de Tamps, se encuentra a 19 kilómetros de Reynosa.
El alcalde de esta localidad, Everardo Villarreal Salinas, ha asegurado que la explosión se produjo en torno a las 11.00 (hora local), informa el periódico 'El Universal'.
Pemex ya ha dado la situación por "controlada", según un mensaje publicado en Twitter. "A las 12.40 horas, el fuego quedó extinguido", ha explicado posteriormente en un comunicado en el

que ha lamentado las diez víctimas mortales.
La petrolera ha destacado que en todo momento ha aplicado el plan de respuesta frente a emergencias, en el marco del cual se cerraron las válvulas que transportan el gas. Las autoridades han bloqueado los accesos en un radio de cinco kilómetros ante la posibilidad de se produjese un segundo estallido.
Un grupo de técnicos de la empresa se encargará de investigar las causas del incidente y de evaluar los daños que hayan podido sufrir las instalaciones, hasta donde también se han desplazado miembros del Ejército, la Policía Federal y Protección Civil.
40 HERIDOS
Junto a los diez fallecidos, las fuentes médicas consultadas por 'El Universal' han cifrado en alrededor de 40 el número de heridos. La gran cantidad de personas

afectadas llevó a que los heridos fuesen evacuados no sólo en ambulancias, sino también en vehículos de las fuerzas de seguridad y de Pemex, y trasladados a centros públicos y privados de Reynosa.
Uno de los heridos, Javier Álvarez, ha apuntado a la "presurización" como posible causa de la explosión, si bien ha matizado que todo los acontecimientos se sucedieron muy rápidamente. Álvarez ha explicado que se encontraba a unos 200 metros del lugar donde se originó el fuego.
"La gente que estaba en la zona no creo que se haya salvado, fue muy fuerte la explosión", ha lamentado. En este sentido, ha recordado que "unos 700 trabajadores" se encontraban en la planta cuando se produjeron los hechos, "la mayoría en la zona de explosión". (EUROPA PRESS)

Regresar a tapa

Regresar a tapa
.

 

________________________________ _________________________________
________________________________ _________________________________ ________________________ ________________________

Regresar a tapa

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E
 
____________________________________________________________