Diario La Tarde editado por El Oeste Argentino, Entidad Periodistica Independiente.
Orzali 1173 (O) Cdad. de Rawson, San Juan, Arg. - Tel. 0264-4284213 - Director Hugo N. Vazquez, periodista, Mat.Prof. 456096 - E-mail: diario_latarde@yahoo.com.ar

Editorial

 

 

Hugo Nicolás Vazquez
Director periodístico

Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E

Mil fracturas y los mismos médicos

Estamos en plena carrera de recambio de un ciudadano, ya en la Nación, como en las provincias, o en los municipios, por otro capaz de gobernar las instituciones que componen la República. Las estrategias partidarias para ganar el sillón de Rivadavia y sentarse en "el reino del poder" político muestran, como una radiografía muestra del ser vivo, por debajo de la carne los huesos que la sostienen y se ve con absoluta claridad si ese "tejido óseo" tiene fisuras o quebraduras de importancia capaz de hacer que el cuerpo padezca dolores que podrían costar la salud de la República.

Allí se puede percibir si el candidato es capaz de ejercer con idoneidad el mandato que la Nación le encomienda.

De la misma manera que se puede ver el futuro en una "radiografía política", se puede ver el presente y compararlo con el pasado. A la luz de los hechos, la actual imagen nos muestra el interior de un cuerpo que, desnudo en la camilla, se ve de carne lozana y sonrosada, capaz de pararse enérgicamente y postrar a sus pies al más feroz enemigo. La República se ve a primera vista como ese cuerpo desnudo. Lo grave es que la radiografía de la República nos muestra un esqueleto fracturado en sus extremidades y su columna vertebral (el trabajador) destruida en su capacidad de producción y fagocitada por una parasitosis gremial de un pulpo servil y cómplice de un estrato político corrupto.

La radiografía de la República muestra una de sus extremidades, la salud, ¡destruida!..., con algunos hospitales nuevos, si, mostrando una fachada rozagante pero sin salud en su interior y otros públicos destrozados y sin remedios, con tomógrafos inhabilitados  por largos periodos,

abarrotados de pacientes que tienen que llegar a la cero hora para conseguir que un médico lo atienda a las 10 de la mañana. ¡Lo de remedio es cuestión de suerte!

Otra de sus extremidades, la educación, en el mejor de los casos esta polifracturada. Algunos edificios nuevos pero con maestros desactualizados, cansados de luchar contra una sociedad que le desvirtuó su función, golpeados por la sociedad y por el Estado que nada hizo en actualización pedagógica.
En lo profesional. Sin una organización en los planes universitarios que evite la sobresaturación de profesionales en determinados estratos y el raquitismo en otros. Por citar algunas fracturas mostradas en la radiografía.

En seguridad, otras de las extremidades en esta radiografía, las fracturas se podrían ver sin rayos X, fracturas expuestas, destrozando la lozana piel. Como en la época en que los montoneros, que hoy gobiernan, asaltaban camiones, secuestraban personas, cobraban res-cates, asesinaban generales, gremialistas,

soldados, sacer-dotes, estudiantes, armaban ilusos jóvenes para combatir en las guerrillas…  y mucho más, "por el bien de la República". Así, como en la época de los montoneros debemos soportar tiroteos entre mafiosos que matan sin piedad a quien este de paso por las aceras, patrulleros truchos que recaudan para la corona vendiendo desde porros hasta sobres de cocaína, desaparición permanente de personas, una permanente conducta mafiosa desde el arrebato hasta la persuasión en las comisarías, por órdenes de sus superiores de no denunciar el delito. Pérdidas de kilos de drogas en los juzgados. Pago de campañas políticas con valijas procedentes del extranjero. Y miles de pequeñas fracturas que han mutilado la convivencia social hasta límite de lo irrecuperable.

Después de mirar la radiografía buscamos la historia clínica y vemos que  los médicos que des-cuidaron la salud de la República son los mismos que hoy llegan al quirófano para echar culpas y se muestran como sabios, capaces de curar la paciente y hacerla caminar por anunciado destino del triunfo.

No hay candidato que no haya embestido con su torpeza servil por lo menos un hueso de la postrada Paciente. El que no fue presidente hace 20 años apoyó al que lo fue.

Dame un nombre de estos que están diagnosticando a la Paciente y que no haya estado en el poder político. ¡Dame uno!!!

 

.
 
Diario La Tarde adherido a: Agencia Hispana de Noticias (AHN); Asociación Noticiosa Latino Americana (ANLA) y agencia TELAM S.E
 
____________________________________________________________
 
Regresar a tapa